Hoy, 21 de septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer, un día señalado para concienciar a la sociedad sobre los cuidados y atenciones que necesita una persona con Alzheimer u otras demencias, como la demencia senil. Un día para reivindicar unas medidas justas, que mejoren la calidad de vida de las personas afectadas en el binomio paciente y persona cuidadora. Un día para conocer más sobre estas enfermedades que nos afectan a todos y no solamente a un sector de la población.

La formación en este sentido es vital. Se requieren profesionales especializados en estimulación cognitiva, fundamental para personas con este tipo de patologías. En Instituto HES contamos con diferentes titulaciones especializadas en geriatría para tratar una de las demencias más frecuentes entre las personas mayores, el Alzheimer.

Sin embargo, cabe decir que la sociedad tiende a identificar como Alzheimer cualquier trastorno de demencia, en particular se equipara a la demencia senil. Así, en motivo de este día tan especial, hablaremos sobre las similitudes y diferencias que caracterizan ambas enfermedades. Pues para concienciarse de la profundidad que conlleva el Alzheimer y la demencia en general, es preciso conocer de qué se trata exactamente.

¿Qué diferencias hay entre Alzheimer y demencia senil?

La demencia senil y el Alzheimer son enfermedades que se incluyen en el grupo de enfermedades neurológicas. Si bien es cierto que ambas causan daños irrecuperables y son degenerativas, el Alzheimer a diferencia de la demencia senil, puede provocar el fallecimiento de la persona.

Sin embargo, tal y como apuntan los expertos, ambas enfermedades pueden manifestarse de maneras distintas, pero su causa primera es distinta en cada una de ellas. En el caso del Alzheimer se desconoce todavía las causas exactas que provocan esta enfermedad. Pero en la demencia pueden darse múltiples factores que conllevan su aparición, como el abuso de las drogas, la aparición de tumores y patologías degenerativas como el Parkinson.

De modo que aunque pertenezcan al mismo grupo de enfermedades, según los síntomas y el nivel de evolución que manifiesta la persona, se diagnosticará una enfermedad u otra.

Otro aspecto que acabe destacar sobre este tipo de patologías es que no hay una edad determinada para su aparición. Se tiene la idea generalizada que tanto el Alzheimer como la demencia senil son enfermedades de la vejez. Sin embargo, se trata de enfermedades que perjudican las células nerviosas, provocando pérdidas de memoria, dificultad en el habla e incluso alteración de la realidad. Por ello, pueden aparecer en cualquier momento de la vida, incluso en edades tempranas si se trata de Alzheimer.

Otro tópico que debemos apartar es que tendemos a confundir la demencia con la demencia senil. La demencia viene a ser el término para englobar todas este enfermedades, entre las cuales el Alzheimer es la enfermedad más frecuente.

Como vemos, es importante conocer este tipo de enfermedades, pues no solo afectan a una población determinada sino a la sociedad en su conjunto. Adoptar un estilo de vida saludable, realizar ejercicio físico y una alimentación equilibrada son hábitos que ayudan a prevenir la aparición de estas enfermedades.