¿Como afrontar el duelo de un ser querido cuando ni siquiera has podido despedirte de él o de ella? Esta es una de las tristes situaciones que muchas personas están viviendo estos días, desde que la pandemia llegó hace ya dos meses a nuestro país.

La pérdida de un ser querido es siempre un momento doloroso y difícil de superar. Pero la cruda realidad que estamos viviendo estos días lo hacen aun más complicado. Por esta razón, muchos psicólogos han abierto sus consultorios y atienden a las personas que lo necesitan vía telefónica o a través de videollamadas. Se trata, sobre todo, de profesionales con una formación especializada en Terapias de Afrontamiento del Duelo, que aportan herramientas emocionales para ayudarles a superar su pérdida. Veamos algunas de sus recomendaciones.

Cómo afrontar el duelo sin haberte despedido

«No he podido acompañarle en sus últimos momentos», «no he podido velarle, ni hacerle el entierro». «No he podido despedirme». Probablemente estas sean las frases que una y otra vez se repitan aquellas personas que han visto como su familiar se marchaba de casa para ingresar en el hospital y por desgracia, no ha vuelto. Incluso puede ser que se sientan culpables, porque podrían haberlo evitado si hubieran tomado más precauciones.

A todas estas personas queremos decirles que no están solos, que tomaron todas las precauciones exigidas y que se apoyen en sus seres queridos para afrontar juntos el duelo. A continuación, vamos a poner en común estos pensamientos para darles respuesta.

Dolor y frustración por una pérdida inesperada

Muchas familias han sufrido una pérdida repentina. Este acontecimiento, tan sobrecogedor, puede provocar cantidad de sentimientos contrariados: dolor, impotencia, rabia, desolación…  Compartir este dolor con amigos y familiares ayuda a descargar el peso que supone la pérdida. Compartir el dolor con otra persona que lo siente también y que por lo tanto, comprende y empatiza.

También ayuda a escribir, llorar, incluso gritar para afrontar el duelo. Es necesario que a pesar de las circunstancias, le dejes ir para recuperarte. Y luego, cuando todo esto termine, puedes hacerle el homenaje que tu ser querido se merece.

Superar el duelo también es reír de los momentos vividos

Aunque no hayas podido estar ahí en sus últimos momentos, no por eso has obrado mal. No sientas culpabilidad. Las circunstancias mandan. Seguramente sea fácil decirlo y difícil hacerlo. Pero ayuda a apaciguar el dolor recordar todas las dificultades que habéis superado juntos, los buenos momentos vividos y la satisfacción de haber compartido parte de tu vida con esa persona. No te juzgues por estos últimos días.

Déjate cuidar por familiares y amigos

Quizás el confinamiento ponga las cosas más difíciles, pero no imposibles. Para las personas afectadas, que viven solas, les decimos que a pesar de no poder sentir el calor de un abrazo o de un beso, organicen a diario llamadas virtuales con sus más allegados. Es muy importante sentir el amor de nuestros seres queridos, y más en estos momentos. Por ello, no te cierres en tu soledad. Intenta no pensar en lo que podrías haber hecho o en cómo habrá pasado sus últimas horas él o ella. Revivirlo te hará aun más daño. Así que intenta mantener la mente ocupada y déjate mimar por los que tienes a tu alrededor, en casa o a través de la pantalla. Ahora es posible.